Málaga arropa a una resplandeciente Soledad de Mena Coronada

0

Balcones engalanados, olor a incienso y  lluvia de pétalos en cada rincón. Ayer no cabía ni un alfiler en el centro de Málaga. Como si de un Jueves Santo se tratase. Eso sí, sin ninguna distracción que permitiera apartar la mirada de Ella: la Soledad de Mena, ahora, Coronada. Un día grande para la historia de la ciudad.

Soledad de Mena Coronada (© 2016 Alicia Martín)

Tras varios días de celebración (triduos, besamanos, traslado al convento de las Hermanas de la Cruz…), llegó el esperado momento. A primera hora de la mañana, cientos de fieles se reunieron en la Catedral de Málaga para vivir en directo el acto de coronación de la Soledad de Mena. Un instante único, en el que el obispo de Málaga, Jesús Catalá, le colocaba el halo de coronación, obra del orfebre cordobés Manuel Valera, a la Dolorosa que un día tallara el antequerano Antonio del Castillo.

Al acabar la misa, la Virgen emprendió camino a la Casa Hermandad del Sepulcro en unas sencillas andas portadas por guardiamarinas de la Armada para, alrededor de las 20.00 horas, regalarnos una estampa única: la salida de la Soledad de Mena Coronada en su habitual trono de procesión desde la mítica cofradía de calle Alcazabilla.

Soledad de Mena Coronada entre los árboles del Patio de los Naranjos (© 2016 Alicia Martín)

Durante la procesión triunfal, la Soledad Coronada estuvo acompañada por un cortejo muy bien formado —aunque con algún que otro smartphone en la mano para no perder ningún detalle de WhatsApp—, en el que desfilaron las distintas hermandades de Gloria y cofradías de Pasión, además de una elegante representación de los buques “Patiño” y “Cazadora” y de La Legión, y más de 300 hermanos con vela.

El recorrido estuvo marcado por numerosos momentos emotivos, entre los que destacaron la enorme petalada de Mi Propio Sentir y lluvia de “Aleluyas” con poesía Rafael de las Peñas al comienzo de calle Cister, la saeta de Rufiño Rivas frente al Patio de los Naranjos, el encuentro con Nuestra Señora del Traspaso y Soledad de Viñeros en calle Andrés Pérez, la bendición del mosaico conmemorativo en el convento de las Hermanas de la Cruz —madrinas del acto junto con la Armada Española— y la poesía de Miguel Aguilar Reina en calle Cisneros.

Estandarte de coronación de la Soledad de Mena, ejecutado por Joaquín Salcedo (© 2016 Alicia Martín)La titular mariana de la Congregación de Mena resplandeció más que nunca con la saya de coronación, ejecutada por el bordador malagueño Joaquín Salcedo, siguiendo el dibujo del diseñador Curro Claros, y con cuatro ángeles de Encarnación Hurtado. Además, uno de los elementos que acaparó la atención de los cofrades fue el Estandarte de coronación, pieza donada por una congregante, en el que destaca la imagen de Nuestra Señora de la Soledad, cuya imaginería es de la escultora Encarnación Hurtado y la orfebrería del taller de Montenegro.

El acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda de Cornetas y Tambores de Jesús Cautivo —en cabeza de procesión— y la Banda de Música de Nuestra Señora de la Oliva de Salteras (Sevilla), que interpretó alguna de las nuevas marchas, como Coronación de la Soledad o Soledad Marinera.

Una vez más, Málaga demostró que, independientemente de los desfiles militares, la devoción por Nuestra Señora de la Soledad Coronada está más viva que nunca y las calles se inundaron de fe en un día inolvidable. Otra jornada para apuntar en el calendario de los recuerdos cofrades: 11 de junio de 2016.

Soledad de Mena Coronada (© 2016 Alicia Martín)

Haz clic aquí para ver más fotos

About Author

Malagueña. Cofrade desde la cuna. De pequeña jugaba a hacer periódicos, ahora soy periodista. Defensora de la ficción española y fiel amante de la novela histórica. La música en directo y el teatro me dan la vida.

Leave A Reply