Inés de León: “El feminismo debería ser un modus vivendi”

0

Después de sus conocidos Fashion Dramas y de distintos trabajos, como la webserie Inquilinos, Inés de León se atreve con su primer largometraje. Se trata de ¿Qué te juegas?, una divertida película que rompe con los clichés de la comedia romántica. Aunque Inés se incorporó al proyecto cuando el guion ya estaba en marcha, ha conseguido darle su propio sello al proyecto.

Con la emoción propia de cuando estrenas tu ópera prima en un certamen como el Festival de Málaga. Cine en español, Inés de León habló con Masqltura para contarnos cómo ha sido todo el proceso de ¿Qué te juegas? hasta que ha llegado a la gran pantalla y el trasfondo feminista que tiene la historia. La película puede verse en los cines de toda España desde el pasado 29 de marzo.

Inés de León (© 2019 Bmilnueve)

¿Cómo ha sido la experiencia de rodar tu primer largometraje?

Ha sido como un viaje en el que me he descubierto a mí misma como directora, porque todas las cosas que he hecho, al ser más cortas, no involucraban semanas y semanas de trabajo. Tienes un puzzle en la cabeza que poco a poco se va armando con lo que vas rodando. Yo por las noches pensaba “vale, por ahora mi peli mola, bien”, iba pensando en el tanto por ciento como cuando te descargas algo y va poniendo un 25%, un 50%… Eso ha sido una experiencia muy, muy rara… Cuánto tiempo puedes tener el desasosiego de saber si estas haciendo algo que mola o no. Durante siete semanas, hasta el último día, no supe si la película que estaba haciendo me iba a gustar. Recuerdo que el último día de rodaje cuando me desmonté al llegar a casa y lloré pensé “creo que mi película va a estar bien”.

Habéis dicho en la rueda de prensa que el guion de la película ya estaba iniciado cuando empezaste a trabajar, ¿cómo fue tu incorporación al proyecto?

Santiago Segura quería trabajar conmigo desde hace mucho tiempo, había colaborado conmigo como actor, pero quería producir algo que lo hiciese yo. Cuando llegó este proyecto y estaban interesados en una directora de comedia dijo “tengo a la directora, la tengo”. Cuando me llamó me dijo que sabía que a mí me gustaba escribir, pero que le diera una oportunidad al guion y que podía darle mi impronta a todo lo que quisiera. Entonces cuando lo leí ya estaba que el personaje de Leticia era monologuista y eso ya me atrajo profundamente, porque el mundo de la comedia me gusta muchísimo y el mundo de los monólogos también, me encanta Sarah Silverman… Ya con eso dije: venga va, aquí vamos.

Lo primero que hice fue leer un guion que era muy gracioso y que ya me atraía. La siguiente parte fue darle mi impronta. Lo primero que trabajé fueron los diálogos, quien vea algún corto mío verá que esa manera de hablar tan rápida con chistes constantemente es algo que a mí me gusta muchísimo hacer. También creé el personaje de Brays para Brays y por Brays, que es uno de mis mejores amigos con el que me encanta trabajar y en ese momento no era una estrella. Ahora llamas a Brays y Brays dice “estoy muy ocupado, llámame luego” (risas). Pero en ese momento no, de hecho tuve que hacer casting para el personaje -que en un principio se llamaba Brays- y él me llamaba y me decía “como al final haga Secun de la Rosa mi personaje te mato” (risas). Y al final evidentemente fue él.

Reforcé un poco el mundo del personaje de Leticia Dolera. Y por último, el personaje de Amaia Salamanca, porque me encanta trabajar con ella. En una de las últimas reescrituras la llamé y le dije que esto era una carta de amor hacia ella, porque quería que su personaje tuviese mucha comedia sin que el personaje lo quisiera ni fuera explosivo, como el de Leticia o el de Javier. Me acuerdo perfectamente que estaba en el estreno de La llamada, estaba sentada con Brays, yo ya había visto un montaje previo porque los conozco mucho y son mis amigos… De repente estábamos en una secuencia donde sale la monja mayor e hizo una cosa muy graciosa siendo ella muy seria, entonces pensé: cómo me gustaría que el personaje de Amaia tuviese una frase recurrente. En medio del cine se me vino a la cabeza, saqué el móvil, me lo metí debajo de la camiseta y empecé a escribir todo lo que es lo de “recoge tus cosas y te vas”, una secuencia, otra secuencia… Y así fue todo el proceso.

Inés de León (© 2019 Bmilnueve)

Entonces, ¿desde el primer momento tenías claro a los actores principales?

Sí, sí. Es que son gente con la que he trabajado en mis cortos que creían en mí cuando yo no era nadie. Hacía cortos en mi casa y luego les daba un
sándwich y el donut se comparte, ¿eh? (risas). Y claro, yo quería trabajar con ellos. Javier Rey me fascina como actor, además justo en el momento en el que le propusimos la película todavía no había eclosionado tanto, no había salido en Fariña y tal. Y yo tenía muy, muy claro que iba a ser él. Igual que con Leticia, Amaia, Brays, Mariam… Mariam y yo nos conocemos desde hace muchos años. De hecho, hay muchos cameos en la película porque son actores con los que también quería trabajar, pero no había hueco para todos. Les decía: pues vente y di una frase (risas). De verdad que en mi trayectoria he tenido tanta suerte de que tantos actores hayan querido trabajar conmigo, que quiero repetir con ellos para siempre. Supongo que soy de ese tipo de directores que repite con los actores.

¿Te has planteado hacer algún cameo en tu propia película?

Yo en mi webserie actuaba, pero lo que me pasa es que soy muy exigente con la interpretación. Cuando yo no interpreto como creo que debería interpretar soy muy dura conmigo misma, y al final prefiero dedicarme solo a la dirección. Pero bueno, por ejemplo, en la película que Santiago Segura está rodando ahora hago un cameo. A él le hace mucha gracia cómo soy y me dijo: “ven y sé tú” (risas).

¿Qué ha sido lo que más has disfrutado del rodaje?

El trabajo con los actores. Llegar por la mañana cansada a trabajar y que te reciban tus amigos con una sonrisa, y que esos amigos sean tus compañeros de trabajo, que quieren remar ese barco para llevarlo a una isla que se llama peli buena es genial. Normalmente, cuando haces una película de cine español por el tiempo, por la falta de dinero, por muchas cosas que tienen que ver con los recursos que a lo mejor en otros sitios como Hollywood sí tienen, hay una marea que te quiere llevar a una isla que se llama peli mala y tú tienes que remar hasta una que ponga “peli no está mal”. Luego ya de ahí repostar e intentar llegar a la peli buena. Y yo creo que hemos llegado a peli buena, a mí me lo parece. Entiendo que haya gente a la que no, porque para gustos los colores, pero estoy superorgullosa.
Lo que más he disfrutado es eso, ir logrando que la película que yo tenía en la cabeza la hayáis visto vosotros. Me hace muy feliz. Es la película que yo quería que vieseis.

Inés de León (© 2019 Bmilnueve)

¿Y has encontrado alguna dificultad a lo largo de todo ese proceso?

Muchísimas. Hay muchas dificultades, pero lo que hay que conseguir con producción es intentar no querer hacer más de lo que te puedes permitir. Y luego, por otra parte, las climatológicas. Cuando ruedas en exteriores, te llueve, de repente sol, viento… Y tú eres la directora, la directora es la comandante del avión. Tienes que mantener el buen humor, la concentración y el talante, porque sino eso se contagia. Eso es muy duro. He aprendido mucho sobre mí misma, sobre mi capacidad de entrega y de contagiar las ganas de trabajar. Siete semanitas, es que se dice rápido… Y con la Navidad en medio.

La película tiene una mirada feminista, ¿crees que es necesario utilizar el cine para darle visibilidad a estos movimientos?

En general, es necesario que se entienda que el feminismo no debe ser algo aislado, sino que debería ser un modus vivendi, algo que todos tengamos en cuenta. Es abogar por la igualdad entre hombres y mujeres. A mí lo que me parece es que a veces se piensa que una película con temática feminista es que todo el mundo sea feminista, que todo sea de mujeres… No. En mi película hay personajes que ellos en sí mismo son machistas, pero es lo que te hace pensar sobre el machismo. Por ejemplo, la conversación del personaje de Javier Rey con su hermano, que es Dani Pérez Prada, en la que están jugando sobre la vida de su hermana haciendo ver que como es mujer puede ser débil, puede venir un hombre e influirla en su manera de pensar… Todas esas conversaciones que son machistas no hacen que mi película sea machista, sino que sea feminista, porque yo lo estoy retratando desde el prisma de mirar cómo es el mundo, mirar cómo se nos trata a la gente, mirar cómo se nos ningunea, que es una cosa que yo vivo todos los día. Yo soy pelirrojita, tengo pecas y cuando llega a una reunión o, por ejemplo, a una localización el director de ¿Qué te juegas?, resulta que el director de ¿Qué te juegas? es una chavala que aparece con un sombrero y va vestida de colores, y eso también es alguien que vale y que tiene talento. Yo eso lo vivo constantemente, situaciones como: “Ah, que tú eres la directora”. Sé que no soy un señor gordo con barba como puede ser Álex de la Iglesia, pero tengo el mismo talento.

About Author

Malagueña. Cofrade desde la cuna. De pequeña jugaba a hacer periódicos, ahora soy periodista. Defensora de la ficción española y fiel amante de la novela histórica. La música en directo y el teatro me dan la vida.

Leave A Reply