Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña: cómo crear un guion de éxito

0

El 21 Festival de Málaga. Cine en español acogió el pasado 20 de abril una masterclass del cineasta Rodrigo Sorogoyen y la guionista Isabel Peña. Durante el evento, celebrado en el Rectorado de la Universidad, ambos explicaron cómo trabajan el proceso creativo de sus guiones de forma conjunta hasta llegar al producto final de éxito, como han sido Stockholm y Que Dios nos perdone.

Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña (© 2018 Alicia Martín)

Rodrigo Sorogoyen e Isabel Peña en la masterclass (© 2018 Alicia Martín)

Se conocieron en la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid (ECAM) y desde entonces no han dejado de trabajar juntos. Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen forman un tándem perfecto y solo hay que ver sus trabajos cinematográficos para corroborarlo. Stockholm, ganadora de la Biznaga de Plata al mejor guion novel en el Festival de Cine de Málaga en 2013, fue el primero de sus éxitos que dio paso a Que Dios nos perdone, galardonada también con la Concha de Plata al mejor guion en el pasado Festival de San Sebastián y varias nominaciones a los Goya.

Desde el primer momento en el que se conocieron, no dudaron en trabajar juntos, como en la serie Impares. “Detesto trabajar con gente con la que no congenio y siempre pedía estar con Isabel en los equipos de guion, hasta que le propuse escribir el corto de Stockholm“, reconoce Sorogoyen. Un corto que finalmente acabó siendo un largometraje, durante el cual pudieron comprobar el buen equipo que hacían. “Nos dimos cuenta de que, aunque no hubiera jefes, éramos muy exigentes. Y empezamos otra película por amor al arte”, señala Isabel.

Esa segunda película, que comenzó a idearse en 2011 por el amor que ambos le cogieron al cine, años más tarde se convirtió en Que Dios nos perdone, uno de los thrillers más aclamados del cine español. “Nos divertía mucho la idea de rodar un thriller y justo era ese verano maravilloso de 2011 con los 42 grados a la sombra, el Papa, los indignados, los peregrinos, la corrupción… “, explica Isabel Peña, a lo que Rodrigo añade que estaba obsesionado con las imágenes de las cargas de los antidisturbios contra los indignados: “Me daba miedo ver cómo unos tipos que son de la misma ciudad, que se suponen que deben entenderse, reventaban cabezas. Nos queríamos imaginar la vida de un señor, que tendría una vida normal como la nuestra, solo que luego su trabajo consiste en eso. De ahí nació hablar de por qué la gente se hace daño, de por qué nos empeñamos en no parar esto”.

Rodrigo Sorogoyen (© 2018 Alicia Martín)

Rodrigo Sorogoyen durante la masterclass (© 2018 Alicia Martín)

Sobre Que Dios nos perdone, Sorogoyen confiesa que le dio mucha pena que se cayeran algunas escenas durante el proceso de montaje para que la película no fuera demasiado larga. En concreto, se arrepiente de haber quitado una que ahora está incluida en el Blu-ray del largometraje y que quiso proyectar en el Rectorado para que los asistentes pudieran verla. En dicha escena, que iría al principio de la película, se podía ver al personaje de Antonio de la Torre hablando con una niña en una parada de autobús. “La quitamos porque mucha gente nos dijo que era un violador y que la gente no empatizaba con el personaje. En ese momento no quisimos echar más leña al fuego, pero a día de hoy me arrepiento porque te metía mucho en la realidad del personaje”, explica.

En este sentido, el director y guionista reconoce que está muy contento con el reparto de la película porque le gusta trabajar con actores que aportan cosas: “No hay nada peor que escuchar a un actor decir una frase con la que no se siente cómodo”.

En cuanto al proceso creativo del guion, ambos señalan que la clave está en pasar mucho tiempo juntos. “Se basa en hablar y discutir mucho para tener una película gigantesca. Pueden pasar tres meses así y luego muchas ideas se van cayendo”, reconoce Sorogoyen. No obstante, señala que la primera versión de Stockholm era muy parecida a la película final que se pudo ver en cines. “Nuestro reto era que ningún espectador se plantee por qué la protagonista toma esa decisión”, añade.

Isabel Peña, por su parte, confiesa que los primeros meses del proceso creativo son los más raros, pero también los más divertidos: “Lo importante es que llegamos a una escaleta muy férrea que los dos conocemos perfectamente y ahí es cuando nos separamos para escribir la mitad del guion que nos ha tocado por sorteo”. Una vez que cada uno escribe su parte, se intercambian el guion para hacer esa parte más suya. “Somos el peor enemigo del otro en cuanto a exigencia”, asegura.

Isabel Peña (© 2018 Alicia Martín)

Isabel Peña durante la masterclass (© 2018 Alicia Martín)

Los proyectos de Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen siempre tienen un tono muy realista, algo que según ellos se debe a que están enamorados de la realidad. “Tenemos una comedia en el cajón que es muy naturalista, quizá por eso no hace mucha gracia”, confiesa Isabel. Asimismo, Rodrigo reconoce que a la hora de escribir tienen muy en cuenta a los actores como si fuera un juego y que, cuando dirige, sigue todas las decisiones que ambos toman durante el proceso creativo del guion: “Intento plasmar exactamente lo que hemos trabajado y hemos decidido”.

No hay duda de que hacen un gran equipo y se complementan muy bien. Cada uno tiene su punto fuerte y ellos lo saben. Sorogoyen destaca la capacidad de Isabel para escribir la escena al detalle, lo que le da mucha vida al guion. Ella, sin embargo, se queda con la visión global que tiene Rodrigo y que le permite ver más allá del papel.

Ahora preparan el salto al largometraje de Madre, mejor cortometraje de ficción en los Premios Goya 2018, y tienen pendiente el estreno de El Reino, que llegará a los cines el próximo 28 de septiembre. Ambos proyectos, basados en la actualidad y con el tono realista que caracteriza a esta pareja cinematográfica, llegan después de que la 21ª edición del Festival de Málaga. Cine en español haya reconocido el talento del director y guionista madrileño otorgándole el Premio Málaga Talent.

About Author

Malagueña. Cofrade desde la cuna. De pequeña jugaba a hacer periódicos, ahora soy periodista. Defensora de la ficción española y fiel amante de la novela histórica. La música en directo y el teatro me dan la vida.

Leave A Reply